Cuando

Cuando acabaré, parece que cada cosa que modifico genera 100 modificaciones
más, sólo he revisado minuciosamente un 10% de la tesis, siento
frustración, mañana tendré sueño otra vez, espero que sea un dia tranquilo,
no quiero volver a pestañear. Distracciones ridiculamente pequeñas pueden
devenir en grandes multas.

Quisiera

Quisiera que fuera sábado en la noche, quisiera tener esa dosis de insomnio que me hace estar despierto y dormido, quisiera café caliente, y un hogar tibio, y silencioso, e imagino esa luz amarilla de la lámpara en esa oficina doméstica que aún no poseo, y después de horas de cavilaciones, recortes, diagramas, o textos, imagino ir a dormir a cama y verla ahí, descansando, quien sabe si soñando, tan linda, tan bella, recostarme a su lado, darle un beso, susurrarle algo, arroparla y dormirme a su lado.

Antepasados

No me gustan las danzas, ni la musica de mis antepasados compabatinos y
detesto particularmente que mi padre coloque videos de danzas cusqueñas a
todo el volumen posible, mientras canta y gesticula con una emoción que no
me contagia, sino que por el contrario, incrementa mi desdén por ese
lamentable espectáculo de migrante que se aferra a los recuerdos de su
infancia, porque, que otro tipo de añoranza por la tierra lejana es sino la
añoranza por la infancia transcurrida en ese lugar.
Lo veo cantar, mover grotescamente la cabeza, decirme repetidamente que
mire esto o lo otro mientras me detalla de colores de ropas o motivos en
los sombreros o lugares que no me evocan nada.
Y es que nunca me ha gustado ese tipo de cultura tan adredemente impuesta,
tan deliberada, como tampoco me agrada del todo la musica inglesa que tan
afanosamente escucha mi hermano sin jamás aburrirse.
Desconozco que tipo de recuerdos me traeran en el futuro estas canciones,
pero no serán los campos, rios, o costumbres de mis antepasados, me
recordarán los exagerados gestos de mi padre cantando en quechua durante la
cena de un dia cualquiera, dudo que sean recuerdos gratos, como la mayoría
de los recuerdos que tengo de mi desaparecida madre, recuerdos neutros, sin
emociones, es sólo que no la extraño.
Mi padre me relata que los antepasados que el recuerda, provienen todos del
mismo lugar, de Combapata, y debe ser por eso que su espíritu está tan
arraigado al Cusco, es como si todas las celulas de su cuerpo se exaltaran
al oir esos ritmos, su lado paterno y materno pertenecieron al Cusco y
todos sus abuelos también fueron de Combapata, que yo no sienta nada de
eso, quizás sea por la intervención de la sangre de mi madre, que de
apellido de aparente origen aymara, pero nacida en tierras chancas, nunca
aguantó mucho lo relacionado a la cultura inca, como ningún chanca aguanto
a ningún inca en ningún tiempo y siendo esto así, me intriga saber que vió
mi madre en este hombre que no tuvo alternativa de ser mi padre.
El origen de mi apellido paterno es una verdadera incógnita para mi.
Cualquiera que viera a mi padre podría decir que desciente directamente de
los incas, pero porque tiene ese apellido tan español? Su padre, su abuelo,
su bisabuelo, todos de Cusco, específicamente de Combapata, todos
aparentemente agricultores, mi padre fue tal ves el primero en salir de ahi
o el primero en varias generaciones, migró a Lima y aprendió a hablar
bastante bien el español, con lo que se pudo desenvolver lo suficientemente
bien, trabajar y radicar en Lima, la ciudad de las oportunidades, a donde
llegaron a buscarse un futuro los provincianos mas atrevidos de todo el
Perú y en ese sentido agradezco que a pesar de todo el amor que tiene por
su tierra y su cultura, haya decidido dejarla quizas para siempre, por
mejorar la vida de esas generaciones que no conocerá y que yo tampoco
conoceré desde luego, y que ni idea tendrán de quienes fuimos.
A veces pienso, últimamente con más frecuencia que tengo que ir hacia
atrás, volver, regresar en el tiempo, porque me parece una falta de respeto
enorme a mi anónima ascendencia, el no conocerlos, el no saber quienes
eran, porque con esas anónimas acciones fueron construyendo esta invisible
escalera generacional que aunque muchas veces no parece llevarnos a ningún
lado, ha permitido que mi hermano y yo estemos lo suficientemente alto como
para visualizar hacia atrás las huellas que dejaron nuestros antepasados y
visualizar hacia adelante el horizonte tan lejano, tan infinitamente
lejano, hacia donde iremos todos? Porque aunque yo muera, una parte de mi
también irá con ellos como en mi habitan todos los Santiago que me
precedieron. Mi padre sonríe escandalosamente, está alegre de ver su
Combapata en HD en su nueva TV de 40”, me dice que mi casa está allá, el
sabe que regresaré a Combapata.

A veces no sé

Como hoy, muchas veces no sé exactamente que es lo que hago para ganarme la
vida. Los trabajos de oficina siempre me han parecido seudotrabajos, y lo
siento mas hoy que hay poco movimiento de papeles, ando distraido, siempre
más preocupado en mis asuntos que en los de la compañia, esperando que pase
un año para tener la potestad de irme sin remordimiento de aqui. Me resulta
complicado explicarle a otros que es lo que hago exactamente y a veces
también me es complicado entenderlo yo.

201404282144

Salia de clases y pensé cuando fue la última vez que salí con mi madre?, sin temor a equivocarme pienso que debió ser alrededor de los 15, en el 2000, cuando estaba por acabar la secundaria, en ese periodo de tiempo donde uno transiciona lentamente a adulto, y ya no quería andar con ella, prentendía como siempre, resolver mis problemas solo, empezaban los existencialismos, el descubrimiento del amor, cosas que ella no podia entender desde mi perspectiva, por ser mujer, por existir un abismo cultural amplio, mi madre proviciana había vivido una infancia rural marcada de maltratos y carencias, el amor para ella existió en un muchacho que no fue mi padre, un personaje anterior, cuyo nombre he olvidado, mi padre resulto ser la primera opción seria de familia, mi padre, protector nato, siempre fue (es y probablemente será) muy trabajador, razones por las que pienso mi madre acepto casarse a pesar de los 10 años de diferencia de edad. Creo que mi madre se sintió muy sola, mi padre nunca pudo concretar una amistad profunda con ella, el era algo asi como el padre de todos nosotros, incluida mi madre, y nosotros eramos muy jovenes para entenderla, y aunque luego crecimos nunca la pudimos entender del todo, pasados los 15, mi hermano y yo estuvimos (y aún estamos ocupados en nu